Team building

En la actualidad los estudios del cerebro desde la neurociencia, la psicología, la didáctica, los mapeos cerebrales, entre otras, han descubierto que si bien nuestra parte racional juega un papel central en la realización de tareas complejas, es a través del juego como se adquieren nuevos conocimiento o habilidades, y sí, en esto influyen mucho las emociones, así como nuestros estados de ánimo.
Estos mismos campos de estudio han demostrado también las diversas maneras en las que nuestro cerebro aprende, y han identificado patrones que inhiben o potencian el aprendizaje. Hoy en día sabemos que el cerebro tiene conexiones establecidas que nos permiten realizar tareas rutinarias de manera automática: lavarnos los dientes, bañarnos, cerrar la llave del agua o la puerta antes de salir. Ni siquiera pasa por el lado consciente del cerebro, por lo que siempre nos queda la duda al salir de casa: ¿apagué la luz? ¿sí cerré con llave? Lo más probable es que sí, pero como lo has automatizado, no te das cuenta de ello.
Este mismo ejemplo sucede con las tareas que realizamos en el trabajo: muchas veces dominar lo que hacemos nos puede impedir buscar formas diferentes de realizarlo, es más, ni siquiera pensamos que nuestro modo de hacer nuestras tareas pueda ser diferente, ya que “nuestro método de trabajo” se reafirma con nuestra experiencia al hacerlo. Esto es válido, sin embargo negamos la posibilidad a nuestro cerebro de generar conexiones nuevas o aprendizajes que pueden servirnos para realizar mejor nuestras obligaciones. Si a todo esto le añadimos que no nos llevamos bien con algunos de nuestros compañeros, las condiciones comienzan a ser adversas, ya que gastamos parte de nuestras energías en lidiar con situaciones incómodas en la relación con las demás personas.

Ante estos escenarios que acompañan la realidad laboral en muchas empresas, cada día se vuelve más necesario buscar espacios de recreación y esparcimiento para los trabajadores, que permitan una interacción saludable fuera de las obligaciones del trabajo. Para ello las empresas generan estrategias que fomenten un ambiente de cordialidad y amistad en los trabajadores: fiestas de fin de año, aniversario, concursos o actividades de integración y esparcimiento. Todos ellos tienen la finalidad de que la empresa retribuya de alguna manera el esfuerzo de sus colaboradores.
Una de las estrategias que permite mejorar el rendimiento de los equipos de trabajo, reforzar la comunicación y generar sentimientos de empatía en los trabajadores es el team building. Cada vez más empresas recurren a alguna de las técnicas para fomentar capacidades específicas en los colaboradores que, de otra manera, sería difícil atender en grupo. Un factor central del team building es que se realiza en espacios abiertos, es decir, fuera del lugar de trabajo habitual. Otra de sus características principales es la realización de dinámicas directamente relacionadas en reforzar aspectos específicos en grupos de trabajo o en los trabajadores, tales como:
• Aumentar los niveles de productividad
• Mejora de la comunicación interna
• Mejora de las relaciones interpersonales
• Fomentar valores como: respeto, tolerancia, comunicación
• Mejora lazos afectivos en grupos de trabajo que muestran diferencias
• Prácticas de liderazgo
• Creatividad
• Aumenta aspectos creativos para la solución de problemas
• Mejora cualitativamente el ambiente de trabajo
• Refuerza sentimientos de pertenencia con la empresa
• Aprendizaje mediante la diversión

La técnica del team building favorece el aprendizaje activo gracias a que combina actividades lúdicas con un ambiente al aire libre, (fuera de los roles del trabajo), donde es ideal planear y ejecutar tareas diferentes, divertidas, creativas, que permitan a los trabajadores relacionarse entre ellos a través de dinámicas fuera de los roles acostumbrados. Todo ello permitirá el aprendizaje de nuevas formas de comunicación entre los colaboradores, que se conozcan e interactúen de maneras totalmente diferentes a las habituales.
Todas estas ventajas pueden aprovecharse para mejorar niveles de eficacia específicas en áreas de trabajo que sean susceptibles de mejorarse; pueden encaminarse también a desarrollar las habilidades que señalamos de una manera divertida, y cuando las personas se divierten, está comprobado que el aprendizaje es más profundo y duradero.
Rancho Mágico es el parque temático más grande de la Ciudad de México, con más de seis hectáreas, donde tus colaboradores encontrarán un ambiente ideal para romper las dinámicas habituales del trabajo, además de estar en contacto con más de 160 especies de animales. A tan sólo 20 minutos de Insurgentes sur, en Rancho Mágico encontrarás talleres que detonen el potencial de tus equipos de trabajo, a través de actividades que fomentan competencias clave como:
• Comunicación efectiva
• Trabajo en equipo
• Liderazgo
• Enfoque a resultados
• Dinámicas de integración

Todo en un ambiente natural inmejorable, donde estarás en un lugar inmejorable para integrar a los equipos de trabajo y reforzar habilidades clave que refuercen la operatividad de tus colaboradores. Estamos para servirte.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *