dromedario

El dromedario

El dromedario Camelus dromedarius se caracteriza por tener un cuello curvo, un pecho angosto y una sola joroba a diferencia de sus primos los camellos que tienen dos. Esta especie está perfectamente adaptada a vivir en condiciones extremas. De manera natural, ellos habitan en desiertos, sabana, dunas y pastizales de las regiones áridas del Medio Oriente al norte de la India y las regiones áridas de África, especialmente en el desierto del Sahara.

A diferencia de lo que se cree, su joroba o giba no almacena agua sino que está compuesta de grasa unida por tejido fibroso, que actúa como almacenamiento de nutrientes, por lo tanto su tamaño varía dependiendo del estado nutricional de cada animal. Son herbívoros, comen principalmente plantas espinosas y hierbas secas, sus labios están engrosados para permitir el consumo de este tipo de plantas sin lastimarse. El color más común de su pelaje es marrón y es más largo y oscuro en las áreas de la garganta, el hombro y la joroba. En temporada de invierno su pelaje es largo y espeso y en primavera lo pierden para estar más frescos. Las patas de los dromedarios tienen almohadillas que facilitan su andar sobre la arena. Pesan en promedio entre 400 y 600 kilogramos y pueden llegar a medir 2 metros a la cruz. Las tormentas de arena son muy comunes por lo que sus ojos están protegidos por una doble fila de pestañas y son capaces de cerrar sus fosas nasales para evitar que respiren arena o polvo.

DSC_0109

Son animales gregarios, es decir que viven generalmente en grupos familiares de 2 a 20 individuos. La unidad social básica consiste en un macho y varias hembras jóvenes. Durante la competencia por las hembras, los machos se amenazan unos a otros haciendo ruidos con el pliegue carnoso de sus bocas. Se colocan lo más alto posible y repiten una serie de movimientos de la cabeza que incluyen bajar, levantar y doblar el cuello hacia atrás. Las hembras dan a luz a una sola cría después de 405 días. Su esperanza de vida es de 40 años en estado silvestre y hasta 50 años en cautiverio.

A pesar de su aspecto tosco, son bastante flexibles, ellos suelen rascarse con sus patas delanteras o traseras, o con sus incisivos inferiores. También se les puede observar frotándose contra los árboles o rodando en la arena. Pueden rehidratarse rápidamente, bebiendo hasta 100 litros de agua en solo 10 minutos, algo que sería letal para cualquier otro mamífero.

En Rancho Mágico vive Pepe, un dromedario macho que es muy travieso y algo temperamental. Los invitamos a conocerlo para que vean porqué es uno de los favoritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *