12-09-2012

Un gato muy salvaje: el caracal

Normalmente conocidos como linces del desierto, los caracales son gatos salvajes cuyo nombre proviene de la palabra turca “karakulak”, que significa orejas negras.

Hace poco se pensaba eran parientes de los linces, sin embargo, recientemente se ha descubierto que en realidad se relacionan más con los servales, una especie de felino africano de tamaño mediano. Debido a esto los científicos decidieron cambiarle el nombre a Caracal.

Caracal-caracal-31911221-1600-1200

¿Dónde vive?

El caracal habita usualmente en las zonas semidesérticas y en la sabana de África y el oeste de Asia, es decir, desde Turquía al sur de Kazajistán y el noreste de la India.

Excelentes cazadores

Los caracales son reconocidos por ser muy buenos cazadores y acostumbran comer pequeños mamíferos como liebres, roedores y en algunas ocasiones, crías de antílope, pero sin duda el alimento que más prefieren son las aves, llegando a capturar hasta 12 pájaros de un sólo salto.

Debido a la facilidad con la que los caracales se pueden entrenar, fueron utilizados durante la época antigua por los egipcios y los persas como animal de caza. Su técnica para atrapar aves es muy conocida, pues realizan saltos de aproximadamente 3 metros para alcanzarlas; en otras ocasiones atacan a las aves mientras anidan aunque lo hagan en la copa de los árboles, pues el caracal trepa bastante bien.

12-09-2012

¿No son gatos?

Técnicamente tienen la medida de un felino mediano, por lo que algunas personas han llegado a tenerlo como mascota. Los adultos pueden llegar a pesar hasta 25 kilos, su pelaje es color marrón claro y esta característica la utiliza para camuflarse con los prados en donde cazan.

Son animales solitarios por lo que no se les suele ver en manadas, sino en parejas, pero la mayoría prefiere estar por su cuenta. Además pueden sobrevivir sin tomar mucha agua por varias horas, de hecho la mayor parte del líquido que consumen lo obtienen de sus presas.

portada-caracal

Al igual que los demás felinos, el caracal tiene hábitos diurnos, lo que quiere decir que es más activo durante la noche que en el día, por lo que pasa la mayoría del día durmiendo. Las crías de los caracales suelen vivir en madrigueras que los padres cavan bajo la tierra o en las raíces de los árboles para ocultarse del sol y los depredadores.

Actualmente este animal se encuentra en algunas partes del mundo en peligro de extinción, aunque la especie en conjunto no se encuentra amenazada, sólo la subespecie de Asia Central corre un auténtico peligro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *