El mítico Ajolote Mexicano

El ajolote (Ambystoma mexicanum) es un anfibio rodeado de misticismo. Su nombre proviene de la palabra náhuatl āxōlōtl que se traduce como “monstruo del agua”, fue venerado por el pueblo mexica como el dios Xolotl, el hermano gemelo de Quetzalcóatl.

ajolote1Ajolote (Ambystoma mexicanum) variedad blanca.

Es una especie endémica de México, esto significa que habita de forma silvestre exclusivamente en los canales de Xochimilco de la CDMX. Al igual que todos los anfibios, los ajolotes pasan por varias etapas de desarrollo en su ciclo de vida. Su metamorfosis comienza en el agua, donde, de un huevo emerge una larva perfectamente adaptada para su vida acuática. Su cola tiene una membrana rígida que funciona como aleta y sus grandes branquias externas enmarcan su expresiva cara. En promedio pueden llegar a crecer 25 centímetros de cabeza a cola, pero hay ejemplares que pueden alcanzar los 30 centímetros.

Su piel es lisa y por lo general es de color negro o café obscuro lo que les permite camuflarse en el fango, también existen algunas variedades criadas en cautiverio que pueden ser color blanco o albinos. Los ajolotes tienen la peculiaridad de poder reproducirse siendo larvas o renacuajos, por lo que pasan toda su vida en estado larvario. Sin embargo pueden perder su cola y sus branquias, para salir del agua en su forma adulta y así completar el ciclo de vida de una salamandra.

ajolote2

Otra característica asombrosa de los ajolotes es su capacidad de reemplazar sus tejidos después de una lesión, incluso de una amputación. Ellos pueden regenerar extremidades completas como patas o cola que vuelven a ser completamente funcionales.

A pesar de toda la magia que envuelve a esta especie mexicana, la situación actual del ajolote mexicano es alarmante. La pérdida de su hábitat, la contaminación, la introducción de especies invasoras como las mojarras, los lirios acuáticos o las tortugas, lo han llevado al borde de la extinción en vida silvestre.

Actualmente hay diversas instituciones públicas y privadas, en México y otros países que se han dedicado a la conservación de la especie y a su investigación con fines médicos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *